Hablemos de… Harpagofito

Las plantas medicinales se han utilizado desde la antigüedad para curar dolencias musculares y/o articulares. Este es el caso de la raíz del Harpagofito (Harpagophytum precumbens) un importante anti-inflamatorio natural que mediante su aplicación tópica contribuye a mejorar dolores, eccemas, heridas e hinchazones.

El Harpagoharpagofito es un tubérculo originario de Sudáfrica. Diversos estudios clínicos han mostrado sus excelentes cualidades para aliviar el dolor y la inflamación. En la actualidad, numerosos fisioterapeutas y profesionales de la medicina deportiva confían en sus principios activos para tratar lesiones musculares y articulares. De hecho, en el mercado se puede encontrar una gran variedad de productos para realizar masajes con  Harpagofito que se clasifican según su aplicación y el tipo de masaje o tratamiento que se quiera realizar en aceites, cremas y geles con extracto de Harpago, especialmente para tratar problemas articulares.  El Gel Recuperador de OXD es un producto ideal para después del ejercicio físico que  logra su efectividad gracias a la combinación de la acción refrescante del alcohol, el mentol y la esencia de lavanda con el efecto térmico del alcanfor y a la suma de los beneficios del Harpagophytum y de la flor del Árnica, de la que ya hablamos anteriormente.

 

Los beneficios del Harpagofito

El Harpagofito o comúnmente conocido como Garra del Diablo es una planta originaria del desierto de Kalahari. Su fruto, que puede tener una longitud variable de 10 a 20 cm de longitud, tiene unos salientes con forma de ganchos o garras, de ahí su nombre popular. Es en su raíz, muy larga y con unas raíces secundarias en forma de cacahuete, donde se esconden todos sus beneficios terapéuticos. De hecho, el Harpagofito puede resistir a las temperaturas extremas, las largas sequías, los ataques de los gérmenes y parásitos y los fuertes rayos de sol gracias a las sustancias que segrega que son las que hacen de ella una planta muy valiosa y buscada por los profesionales de la medicina alternativa.

En África se utilizaba la raíz del Harpagofito originariamente para curar contusiones, bajar la fiebre y tratar todo tipo de males, incluida la malaria. Los colonizadores la llevaron a Europa y se empezó a utilizar para aliviar dolores de espalda, musculares, reumáticos y migrañas. Sus beneficios han sido tan obvios que la ciencia no ha parado de investigar sobre esta planta y sus posibilidades en los procesos inflamatorios del cuerpo.

Así pues, en el campo de la fisioterapia y la medicina deportiva, el Harpagofito es una planta clave debido a sus propiedades antinflamatorias y analgésicas, sobre todo si se trata de dolores articulares, muy frecuentes en la práctica de deportes, especialmente en rodillas y tobillos. La acción mecánica de los músculos, tendones y ligamentos frecuentemente produce inflamación de las cápsulas sinoviales de las articulaciones. Los productos de masaje con Harpagofito son una manera natural de intentar contrarrestar este tipo de dolencia, mejorando la respuesta de recuperación entre una sesión de trabajo y otra.

Sin comentarios

Escribe un comentario