Masaje muscular con cremas y geles OXD

¿Necesitas un masaje con un producto efecto calor o frío?

No siempre realizamos un masaje muscular por los mismos motivos y, por lo tanto, no siempre será recomendable utilizar el mismo producto, dependerá en todo caso de lo que queramos conseguir con el masaje. ¿Recuperarnos tras una dura sesión de entrenamiento, evitar lesiones o quizás reducir alguna molestia puntual? Estos son sólo algunos de los posibles motivos pero en esta entrada intentaremos generalizar e indicaros dos líneas básicas de actuación.

Masaje con un producto con efecto calor

Cremas musculares efecto calor OXD

Disponibles en dos intensidades y en formatos de 100ml y 200ml

Si aplicamos a nuestros músculos una crema efecto calor, aumentaremos su flexibilidad y reduciremos el riesgo a padecer lesiones, tirones u otras molestias físicas habituales, sobre todo si nos encontramos con situaciones atmosféricas adversas. Por lo tanto, un masaje con un producto efecto calor es muy recomendable antes de empezar la actividad física. Eso sí, no conviene olvidarse del calentamiento y los estiramientos habituales, que son prácticas fundamentales para la prevención de las lesiones.

Por otra parte, se recomienda un masaje con un producto de calor si queremos tratar molestias de larga duración o ya ha transcurrido un tiempo desde que empezamos a padecerlas. Con unas friegas activaremos la temperatura y la circulación local en la zona concreta donde tengamos dolor y esto tendrá un efecto beneficioso contra el dolor, disminuyendo el entumecimiento y mejorando la flexibilidad de los músculos, siempre y cuando estas molestias no estén relacionadas con procesos inflamatorios.

 

Geles musculares efecto frío OXD

Disponibles en dos intensidades y en formatos de 100ml y 200ml

Masaje con un producto con efecto frío

En los casos de inflamación evidente, lo mejor es la aplicación de frío ya que la bajada de la temperatura local en las capas superficiales de la piel producirá un efecto relajación al disminuir el flujo sanguíneo. Un masaje con un producto frío será muy recomendable tras la práctica deportiva, para recuperar los músculos y dejarlos relajados y listos para la próxima sesión. Aplicando frío después de realizar ejercicio físico, lograremos refrescar y desfatigar la zona cargada, recobrando el bienestar muscular.

Por otra parte, el masaje con productos de efecto frío también pueden tener un efecto analgésico y anti inflamatorio debido principalmente a la disminución local del flujo sanguíneo, por lo tanto, unas friegas con un gel frío pueden ayudar a aliviar en caso de contusión, inflamación o edema y, en general, con todo tipo de patología en la que se recomiende la aplicación de frío local.

A modo de conclusión y como norma general, utilizaremos productos de masaje con efecto frío inmediatamente después de que se haya producido una molestia o con el objetivo de recuperar los músculos y los productos con calor cuando las molestias sean duraderas o para activar la musculatura antes de empezar a hacer deporte.

Sin comentarios

Escribe un comentario